Los casinos online son empresas reguladas

La liberalización de los mercados dentro de la Unión Europea ha alcanzado paulatinamente a todos los sectores de la vida cotidiana de los más de 300 millones de habitantes de los países que la integran. Uno de ellos es el sector del juego.

El juego, a través de las regulaciones tradicionales de establecimientos físicos, con salas, mesas y maquinaria real, ya tenía su propio historial de regulaciones. La irrupción de las nuevas tecnologías también alcanzó al sector del ocio, y con ello hizo necesaria una legislación específica.

La Ley de Regulación del Juego en España

En mayo de 2011, el parlamento español promulgó una ley con el fin de garantizar la protección del orden público, la prevención de las conductas potencialmente adictivas, la lucha contra el fraude, y la salvaguarda de los derechos de los participantes en juegos. Los menores no tienen permitido jugar con dinero real.

Regulación de casinos online

Gracias a la Ley de Regulación del Juego, que permitió acabar con casinos ilegales e irregulares, desde el año 2012 se empezaron a conceder licencias a diferentes operadores de sitios web que permitían apostar y jugar de forma virtual.

Impuestos sobre ganancias en casinos online

La ley obliga a tributar premios superiores a 2.500 euros ganados en cualquier juego físico u online. Cualquier jugador registrado en uno o más operadores de juego online está obligado a liquidar la parte correspondiente de sus ganancias, dentro de lo estipulado por la legislación. La tributación varía entre un 15% y un 25%, según la modalidad.

La confianza mutua entre casinos y jugadores ha ido en aumento, ya que la mayoría de casinos se han adherido a la campaña de juego responsable promovida por las autoridades mientras que la aplicación de la normativa legal ha hecho que el juego online sea seguro.